06:20h. Sábado, 25 de Noviembre de 2017

TATA ARIA - A FONDO MOTOR 28 @tatamotorsspain

@tatamotorsspain

Tata Aria
Tata Aria

El TATA ARIA es un todocamino grande y amplio cuya carrocería, de líneas muy modernas y perfiladas, recuerda en cierta medida a la de un monovolumen. Tiene una configuración de 7 plazas con los asientos de la tercera fila escamoteables y está disponible con dos sistemas de tracción: trasera o integral.

En el caso de la versión 4x4 la tracción al eje delantero se conecta a voluntad del conductor mediante un interruptor y la gestión electrónica define su nivel de participación en la conducción mediante un reparto de par variable que funciona autónomamente.

El ARIA está impulsado por un motor turbodiésel de 4 cilindros y 2,2 litros de capacidad que rinde 150 caballos con un par de 320 Nm que se extiende en la amplia franja que va desde las 1.500 a las 3.000 revoluciones. Gracias a ello, es extremadamente agradable y fácil de usar, con respuesta enérgica en un amplio régimen de giro lo que evita tener que recurrir con excesiva frecuencia al uso de la palanca de cambios. La consecuencia son unas prestaciones desahogadas que elevan la velocidad máxima hasta los 170 km/h donde ha sido limitada.

Unas prestaciones compatibles con el medio ambiente ya que respeta la norma anticontaminación EURO V. Solo consume 7,2 litros a los 100 km en ciclo combinado y emite 190 gr/km de CO2.

 

La carrocería del ARIA, de líneas elegantes y con unos perfiles muy marcados que van integrando los distintos elementos a su paso, acoge un habitáculo muy amplio donde hay disponibles 7 plazas. De ellas, las dos independientes de la tercera fila se pliegan bajo el suelo del maletero, dejando una superficie plana y muy amplia que facilita la colocación del equipaje. En la segunda fila el asiento se pliega y se desplaza longitudinalmente en dos partes asimétricas lo que posibilita una extraordinaria modularidad interior.

 

El habitáculo del ARIA destaca poderosamente por su cuidada terminación. Tanto los materiales empleados como los ajustes han sido, respectivamente, escrupulosamente  elegidos y ensamblados, lo que transmite una sensación de calidad que se suma al elevado confort general del mismo.

Un confort que se ve reforzado por unos equipamientos completísimos y que en muchos casos son novedad en la marca. De este modo, en la riquísima dotación de serie se incluyen, entre otras cosas: Controles electrónicos de estabilidad (ESP) y tracción (TCS), sistema antibloqueo de frenos (ABS) con regulador de la potencia de frenado entre ejes (EBD), 6 airbag, regulador de velocidad de crucero con mandos en el volante, sensor de encendido automático de luces y limpiaparabrisas, navegador con pantalla de cuarzo, cámara de visión trasera conectable al insertar la marcha atrás, climatizador, regulador de velocidad de aireación en las plazas posteriores, elevalunas eléctricos en todas las ventanillas, espejos retrovisores exteriores de regulación y plegado eléctrico, etc.

 

Una dotación de esta naturaleza suele disparar el precio, pero el TATA ARIA mantiene el buen equilibrio de todos los automóviles de Tata Motors y se posiciona, con un precio muy interesante, como la opción más económica de su segmento.

 

2.- CARROCERÍA

Bien podría definirse al TATA ARIA como un todocaminos “vestido” de monovolumen. De hecho su silueta recuerda mucho la de esa categoría de vehículos. En cualquier caso estamos ante un automóvil de líneas muy modernas y fluidas que han conseguido integrar los distintos elementos y funciones con una gran continuidad, aportando así, dinamismo y elegancia a partes iguales.

 

El frontal, presidido por una gran parrilla cromada de perfiles horizontales, es muy redondeado y aerodinámico. Para ello, las luces, que también integran los intermitentes, son muy rasgadas hacia los laterales y “montan” por encima de las aletas delanteras. Estas, como las traseras, tienen aletines de material plástico pintados en el color de la carrocería circundando el paso de rueda. Se consigue así una imagen más deportiva y campestre a la par que se protege la carrocería de roces en la ciudad y salpicaduras de barro en el campo.

 

Las protecciones laterales de puertas adornadas con un perfil cromado también tiene la función inminentemente urbana de evitar daños en la carrocería. Y junto con el perfil, también cromado, que remarca la línea de cintura por debajo de los cristales, contribuye a estilizar la vista lateral del ARIA. Unos laterales donde también hay que destacar los amplios espejos retrovisores con los intermitentes integrados y pintados, como las manillas de puertas, en el mismo color de la carrocería, y el perfil descendente del cristal trasero. Con esta última solución se consigue una línea del techo con un arco más marcado y restar volumen visual a la zaga para incrementar la sensación de dinamismo.

 

En la trasera destaca la generosa línea cromada sobre el portamatrículas y la posición vertical de las luces que ascienden parcialmente por los montantes. De este modo siguen cumpliendo con su función aunque el portón se encuentre abierto. Finalmente una salida doble del tubo de escape le aporta un toque de deportividad.

 

3.- HABITÁCULO

El habitáculo del ARIA supone un salto cualitativo muy relevante en términos de calidad de producto. Los materiales empleados en el salpicadero, en la consola central, en los paneles de las puertas y en los restantes recubrimientos, son de una gran calidad. De hecho se emplean algunos plásticos bandos y todos tienen un aspecto y tacto muy agradables. Destacan en este sentido los sofisticados paneles de puertas que además de emplear diferentes tipos de plásticos están parcialmente tapizados y cuentan con tiradores de puerta cromados más elegantes y fáciles de localizar en la oscuridad.

 

El salto cualitativo de los acabados queda también reflejado en los ajustes y en los ensamblajes de las distintas piezas que han sido realizados con notable esmero y precisión. Unas cualidades que aseguran una buena durabilidad y la ausencia de ruidos parásitos. Y en este sentido también se ha cuidado convenientemente la insonorización para convertir el habitáculo en un lugar confortable donde los viajes largos no supongan cansancio para los ocupantes.

 

El  ARIA tiene un habitáculo configurado para poder alojar al conductor y a seis pasajeros. Las siete plazas están distribuidas en tres filas de asientos dispuestos en el orden 2+3+2. Las delanteras cuentan con dos grandes asientos individuales dotados de descansabrazos regulables y con ajuste de apoyo lumbar y de altura de anclaje del cinturón. Además el del conductor dispone de regulación de altura, lo que unido al ajuste vertical de volante y a la buena ergonomía y distribución de mandos posibilita una óptima postura de conducción.

 

La fila intermedia tiene un asiento corrido pero dotado de regulación longitudinal, plegado y ajuste de inclinación de respaldos, en dos partes asimétricas 60/40. Destacan en esta fila, la amplitud de la banqueta, el generoso espacio para las piernas y un suelo prácticamente plano que permite el fácil acomodo de tres adultos. En el caso de que solo sean dos las plazas ocupadas, un descansabrazos central podrá desplegarse para un mayor confort de los ocupantes. Estas dos plazas laterales cuentan a su vez con anclajes Isofix para fijar sillas de niños.

 

La tercera fila cuenta con dos asientos individuales más pequeños pero suficientemente confortables que pueden plegarse fácilmente y sin esfuerzo en el propio maletero. Dejan de ese modo una superficie de carga amplia y completamente plana para destinar al transporte de equipajes. El acceso a estas plazas se ve favorecido por el plegado y por el desplazamiento longitudinal del asiento de la segunda fila que será también el que delimite el espacio para las piernas de los pasajeros de estas dos filas.

 

Los pasajeros de las filas posteriores tienen la posibilidad de regular el flujo de aire de la climatización. Esta cuenta con cuatro salidas orientables para la fila intermedia y dos para la trasera, aumentando significativamente el confort térmico de los ocupantes de estas plazas. También disponen de plafones de luz, de huecos portaobjetos en el techo, de bolsas detrás de los asientos delanteros, o de varios portabebidas. Entre ellos, destacar los portabotellas de las cuatro puertas donde también hay espacio para alojar otros objetos.

 

4.- MALETERO Y MODULARIDAD

El ARIA tiene, en su condición de todocaminos de 7 plazas y con la posibilidad de desplazar, plegar o escamotear los asientos, diversas capacidades de maletero en función de la configuración interior que se elija.

 

Con las dos primeras filas de asientos montadas y la tercera plegada la capacidad del maletero alcanza los 587 litros medidos hasta la altura del asiento. La gran ventaja con una carrocería como la del ARIA es que permite aprovechar todo el espacio interior y cargar hasta el techo. En esas circunstancias la capacidad de cargar con idéntica configuración crece hasta los 994 litros.

 

Queda aun la posibilidad de desplazar total o parcialmente el asiento intermedio para modular el espacio y también es posible reclinar los respaldos o plegar una o las dos mitades asimétricas 60/40 del mismo. De este modo se consiguen un sinfín de soluciones prácticas que otorgan al ARIA una gran polivalencia de uso.

 

Con las siete plazas ocupadas, y como es habitual en este tipo de vehículos, el espacio para transportar equipajes disminuye considerablemente con un volumen total de 214 litros adecuado para transportar pequeños bultos.

 

La máxima capacidad de carga se obtiene con la tercera fila escamoteada y la segunda con los respaldos plegados. En esa configuración hay disponibles  1.777 litros, con la gran virtud de disponer de un suelo completamente plano. De hecho, para evitar el hueco existente entre las dos filas se han previsto dos paneles desplegables y enmoquetados que lo cubren.

 

En el maletero, dotado de iluminación, también hay disponible una toma de corriente y en la parte trasera una trampilla permite acceder a las herramientas y al gato. La rueda de repuesto está situada en el exterior del vehículo y posicionada debajo del maletero.

 

5.- MOTOR

El ARIA esta propulsado por un motor turbodiésel de 2,2 litros DICOR (Diesel Injection Common Rail). Una mecánica de 4 cilindros con culata de 16 válvulas sobrealimentada mediante un turbocompresor de geometría variable. Y no falta la habitual inyección directa por conducto único (Common Rail), ya una generalidad en las modernas mecánicas de gasoil.

 

De estas características extrae un rendimiento óptimo y perfectamente adaptado a las particularidades de un vehículo como el ARIA que puede transportar a siete personas o cargas elevadas, así como permitir una utilización fácil en superficies al margen del asfalto.

 

Por ello los 150 caballos que entrega a 4.000 revoluciones, siendo brillantes, puede ser lo menos relevante. En cambio los 320 Nm de par, disponibles entre 1.500 y 3.000 rpm, le otorgan una fuerza constante y muy utilizable, que repercute directamente en las prestaciones y en un gran agrado de uso, tanto en carretera como fuera de ella.

 

6.- TRANSMISIÓN 4X2 Y 4X4

El ARIA está disponible con dos tipos de transmisiones: 4x2 y 4x4. La primera encomienda la propulsión al eje posterior y la integral 4x4 cuenta con un sistema  de conexión del eje delantero denominado TOD (Torque On Demand).

 

EL TOD se conecta mediante un interruptor situado en el salpicadero y la gestión electrónica define su nivel de participación mediante un reparto de par variable que funciona autónomamente. De este modo es posible circular con tracción integral permanente incluso en condiciones de asfalto seco, si ese es el deseo del conductor.

 

Para conectar o desconectar el TOD es necesario que la velocidad sea inferior a 80 km/h, pero una vez realizada la elección del tipo de tracción, esta se mantiene sea cual sea la velocidad del vehículo.

 

El “alma” del sistema TOD es una centralita electrónica que recibe, a través de los sensores del ABS y del ESP, información de la velocidad de giro de las ruedas y “ordena” a un embrague electromagnético, su entrada en funcionamiento. Una actuación que será mayor o menor dependiendo de las pérdidas de motricidad que se produzcan en cada momento.

 

Con la tracción integral TOD conectada, el sistema reparte en circunstancias normales, un 8% de par al eje delantero y el 92% restante al trasero. Este reparto puede variar en función del patinamiento de las ruedas hasta alcanzar el 40% sobre el eje delantero y un 60% sobre el trasero.

 

Con el sistema TOD se consigue siempre un óptimo nivel de tracción independientemente de las condiciones de la zona por la que se transita. Asfalto, nieve, barro o una mezcla de ellos son fáciles de abordar sin que el conductor deba intervenir sobre el sistema de tracción. Además este sistema permite un ahorro de combustible de entre un 2% y un 4% respecto a un sistema de tracción integral permanente con reparto fijo de par.

 

7.- RENDIMIENTO, CONSUMO Y EMISIONES

La mecánica turbodiésel 2.2 L DICOR del ARIA le otorga una destacada movilidad. La velocidad máxima está limitada a 170 km/h, suficiente para mantener velocidades de crucero elevadas allí donde la legislación lo permita. Y  tanto las recuperaciones como las aceleraciones, alcanza los 100 km/h desde parado en 13,7 segundos, son adecuadas para moverse con agilidad por cualquier tipo de carretera o en ámbito urbano.

 

Este rendimiento va unido a un gran respeto por el medio ambiente. El motor se ajusta a la norma anticontaminación Euro V y las cifras de consumo son muy ajustadas: 8,9 litros en uso urbano, 6,2 en extraurbano y 7,2 en el ciclo combinado. En consecuencia, las emisiones se quedan en 190 gr/km de CO2, haciéndose por lo tanto acreedor a tributar un impuesto de circulación reducido del 9,75%.

 

8.- CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS

El bastidor del ARIA está formado por un chasis de largueros con travesaños y la carrocería esta atornillada a él. Una estructura extraordinariamente robusta que asegura fiabilidad y durabilidad y que resulta particularmente adaptada para un trato exigente cuando se circula por el campo.       

 

Las suspensiones delanteras son independientes y mediante dos triángulos superpuestos tienen una geometría de paralelogramo deformable. La necesaria elasticidad se encomienda a los muelles y tiene además barra estabilizadora y amortiguadores hidráulicos. Esta solución garantiza un buen nivel de agarre y confort a la par que una buena direccionalidad.

 

En este sentido hay que mencionar que la dirección es de cremallera y cuenta con un sistema hidráulico de asistencia. Una solución ideal para garantizar un tacto, una precisión y un agrado de uso notable.

 

En la zona posterior hay un eje rígido anclado con cinco brazos. Y como en el eje delantero, la elasticidad se encomienda a unos muelles, los amortiguadores son hidráulicos y tiene barra estabilizadora para la contención de las inclinaciones de la carrocería. Una solución sencilla y eficaz que sorprende con un nivel de absorción notable debido a la acertada elección de los componentes encargados de absorber las irregularidades y de controlar los movimientos de la carrocería.

 

Los neumáticos de la versión 4x2 son de la medida 235/70R16 montados en llantas de acero estampado de 6,5J x 16, mientras que los de la versión 4x4 son unos 235/65R17 y la llanta de aleación responde a la medida 7,5J x 17.

 

El sistema de frenos está formado por pinzas de dos pistones y discos ventilados de 302 mm de diámetro en el eje delantero y discos macizos de 206 mm en el trasero. No falta el ABS, sistema antibloqueo de frenos, ni el EBD, que controla el reparto de frenada entre los dos ejes.

 

Además del ABS y el EBD, el ARIA cuenta también con controles electrónicos de tracción y de estabilidad (ESP), garantizándose así un alto nivel de seguridad ante situaciones de emergencia.

 

9.- EQUIPAMIENTO

El ARIA representa para la marca un antes y un después en materia de equipamiento. Y con ello queremos resaltar no solo la cantidad de cosas que incluye en su dotación, sino también la calidad de las mismas.

 

En particular, y además de los sistemas electrónicos de seguridad como el ABS, el EBD, el control de tracción o el de estabilidad (ESP) ya mencionados, en el ARIA se incluyen 6 airbag, regulador de velocidad de crucero con mandos en el volante, sensor de encendido automático de luces y limpiaparabrisas, navegador con pantalla de cuarzo y cámara de visión trasera conectable al insertar la marcha atrás, climatizador, regulador de velocidad de aireación en las plazas posteriores, elevalunas eléctricos en todas las ventanillas, espejos exteriores de regulación y plegado eléctrico, etc.

 

Pero lo que mejor puede escenificar la riqueza de los equipamientos es su enumeración pormenorizada y en la siguiente relación también se pueden ver las pequeñas diferencias que separan a la versión 4x2 de la 4x4.